La cabeza de la hidra - Carlos Fuentes: Reseña

El estilo literario de Fuentes es llamativo en cuanto a la técnica, pero definitivamente no me convenció la trama que propuso en este libro. Su mensaje político e histórico es llamativo y elaborado y resulta interesante leer trozos de ensayos aquí y allá a lo largo del libro. La novela se desarrolla como una película, lo cual me parece inapropiado a título muy personal, puesto que yo busco en un libro más que una buena sucesión de escenas.

Lo que nunca pude entender es por qué no simplemente mataban al licenciado Félix Maldonado si la principal meta no era que éste los llevará al Timón, sino asegurar el dominio político-económico de México por medio del petróleo. Esto me desconectó totalmente, porque mientras leía el libro pensaba para mis adentros: "¿Por qué no simplemente lo matan y se ahorran todo esto? De todas maneras, ya han matado a un montón de gente". Creo entender por qué no lo asesinaron, gracias a la explicación detallada que da el narrador de la novela en las páginas finales, lo cual me pareció anticlimático, por cierto; pero si no logré entender la delicadeza de la situación en parte es culpa del autor, que no se aseguró que sus lectores pudieran captar la fragilidad del entretejido geopolítico y económico que se estaba gestando en la trama.

En general, "nunca perdí" el interés por saber qué sucedía al final o cuál era la verdad de todo lo que estaba sucediendo porque NUNCA sentí interés. Desde un principio no sentí afinidad con ninguno de los personajes, no me sentí identificado con ninguno y los rodeos que se dieron para descubrirlo todo fueron tediosos y agotadores.

La novela es inteligente pero carece de los elementos necesarios para mover pasiones y atraer al lector, dejarlo al borde de su silla y lograr que no quiera hacer otra cosa que seguir leyendo. Personalmente, me di pausas porque el libro mismo me obligaba a dármelas.

De hecho, el protagonista me pareció ridículo y molesto. Nunca abogué emocionalmente por su causa, porque de una u otra manera nunca la conocí y me pareció en general un personaje muy desagradable, absurdo, estúpidamente pasional, ingenuo. Si no te gusta el personaje principal de un libro, por lo menos debe gustarte el villano o algún otro personaje, pero el personaje mejor construido es también el que jamás me gustaría encontrarme en la vida real, en el caso de este libro.

Si no se es mexicano o se está interesado en la política o la historia, el placer de lectura se disminuye mucho. En esta novela nunca tuve una mínima claridad sobre lo que estaban haciendo los personajes y por qué, y la única motivación para seguir leyendo era entender o conocer qué estaba pasando y por eso me pareció poco emocionante, poco creíble. El final abierto me pareció un recurso pobre y mal utilizado y la jerga mexicana me hizo perderme en varios pasajes.

Rescato la pasión del autor por el cine y la literatura, así como su interés por nutrir la novela de profundidad, referencias literarias e históricas, pensamiento crítico, humor negro, comentarios fuertes y conversaciones inteligentes. Tiene buen ritmo y prosa, y aunque no es fácil de leer, no aburre; de hecho, estimula intelectualmente. Leería otro libro de Fuentes siempre y cuando no tenga connotaciones políticas o históricas. Me gustó el estilo, la técnica, la forma de narrar y describir algunas escenas, los diálogos y la facilidad para darse a entender.

Calificación: 6/10

Trama: 5/10
Protagonista: 3/10
Personajes: 6/10
Diálogos: 7/10
Prosa: 7/10
Estilo: 7/10
Técnica: 7/10
Profundidad: 8/10
Final: 5/10

La cabeza de la hidra. Carlos Fuentes. Biblioteca El Nacional. Editorial Planeta

--

Me gustaría dejarlos con algunas de mis partes favoritas del libro:

"Despertó más tarde, con sobresalto. Ahora no veía nada, por más que intentara perforar la oscuridad de los túneles. Hizo girar febrilmente los ojos en las órbitas secas. Tuvo la horrible sensación de que los globos de la mirada raspaban el lecho de nervios, tejidos y sangre en el que normalmente reposaban, deshebrándose como queso parmesano sobre una lijadura de metal" (pág. 64)

"Y porque se sabe pasajero, el poder siempre es cruel [...] Puedes dudar de toda la historia de nuestro siglo, menos de la universalidad de su terror" (pág. 107).

"La visión fue tan confusa y poderosa a la vez que se sintió mal y se vio obligado a detenerse, cruzar los brazos sobre el volante y reposar allí la cabeza, cerrar los ojos y repetirse en silencio que desde el inicio de esta aventura había jurado ser totalmente disponible, asumir todas las situaciones, dejarse llevar por cualquier sugestión, estar abierto a todas las alternativas y, esto era lo más difícil, mantener su inteligencia afilada siempre, afinando los accidentes azarosos o voluntarios que los demás crearían en su camino, percibiéndolos pero jamás impidiéndolos o rehusándolos" (pág. 140).

"Pero secretamente añadí que consideraba a Félix como algo mío, el hermano que vivió el lado difícil de la vida que a mí no me tocó, el amante platónico que todas las noches se tendía junto a mí en la cama convertible y me contaba extraordinarias películas que jamás se filmaron o más bien superpelículas ideales fabricadas de trozos que él amaba particularmente, un rostro, un gesto, una situación, un lugar arrebatados a la muerte por la cámara" (pág. 212).

...

Tapa Dura, Grandes Clásicos de la Literatura, 281 páginas
Publicado en 2001 por Planeta
(Publicado por primera vez en 1978)
Biblioteca El Nacional.


La cabeza de la hidraLa cabeza de la hidra de Carlos Fuentes

Mi calificación: 3 de 5 estrellas

Mira todas mis críticas en Goodreads


0 comentarios :

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?

¡Recibimos sugerencias, dudas, peticiones y comentarios!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Cultura General © 2010 | Designed by Trucks , in collaboration with MW3 , Broadway Tickets , and Distubed Tour